Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura (PIMSS) de Gijón 2018-2024

¿Qué beneficios aporta?

 
    El desarrollo e implementación de un Plan como es el de Movilidad Sostenible y Segura aporta, entre otros, los siguientes beneficios:


** Mejora la calidad de vida

    Existe una fuerte evidencia sobre que la planificación de la movilidad urbana sostenible eleva la calidad de vida en zonas urbanas. Con políticas bien coordinadas se da lugar a una amplia gama de beneficios, como espacios más atractivos, la mejora de la seguridad vial, mejoras en la salud y una menor contaminación del aire y acústica.

** Ahorro de costes - creación de beneficios económicos

    La movilidad es un factor importante para la economía local. Un ambiente más sano y con menos congestión, contribuye a reducir sustancialmente los costes para la comunidad local y así atraer a nuevos negocios. En la competencia mundial y nacional de los centros urbanos, una ciudad bien organizada y sostenible es también, una ciudad más atractiva para los inversores. Simplemente tiene un mejor potencial de negocio que, una ciudad sin una política clara de movilidad hacia el futuro.

** Contribuir a mejorar la salud y el medio ambiente

    Movilidad más sostenible, se traduce directamente en una mejora de calidad del aire y un menor ruido. Viajar más a menudo a pie y en bicicleta es una buena solución, para la mejora de la salud de la ciudadanía ,para conseguir una ciudad con un nivel más bajo de ruido, además de mejorar la calidad del aire a medio y largo plazo. Las ciudades necesitan desempeñar su papel en la reducción de gases de efecto invernadero, en el sector del transporte. La planificación de la movilidad urbana sostenible es un elemento central de cualquier política climática.

** Generar una movilidad conectada y accesible

    La planificación sostenible de la movilidad urbana es una excelente herramienta para crear soluciones multimodales de transporte de puerta a puerta. Reunir a diferentes actores juntos asegura que las necesidades de la ciudadanía y de las empresas se cubren de manera efectiva.

** Utilización más eficaz de los recursos limitados

    En momentos en que los recursos financieros son limitados, es aún más importante asegurarse de que las soluciones adoptadas hacen un uso más rentable de los fondos disponibles. La planificación sostenible de movilidad urbana, pasa de un enfoque de infraestructura viaria, a una combinación equilibrada de distintas medidas, como las medidas de gestión de movilidad de costes más bajos.

** Ganar apoyo

    La participación de los grupos de interés y de la ciudadanía es un principio básico en un Plan de Movilidad Sostenible como es el PIMSS. Un gobierno que muestra preocupación por lo que su ciudadanía necesita y quiere,y que involucra a sus grupos de interés, resulta una posición más ventajosa para obtener un alto nivel de “legitimidad pública” que reduce el riesgo de oposición a la ejecución de políticas ambiciosas.

** Preparación de planes de mejora

    Especialmente, los planificadores cuando se centran en el desarrollo de la infraestructura tradicional, pueden comprender mejor las necesidades de movilidad de los diferentes grupos de usuarios, al recibir opiniones anticipadas. Las entidades y agentes locales proponen soluciones muy eficaces a los problemas existentes, pues están más familiarizados con la situación a nivel local y con las necesidades específicas de la población.

    Un enfoque integrado e interdisciplinar de la planificación (con la experiencia de diferentes departamentos) ayuda a poner un plan de movilidad en una base más común. Asegurando que el plan fomenta un desarrollo equilibrado de todas las modalidades de transporte, fomentando al mismo bempo un cambio hacia modos de transporte más sostenibles.

** Avanzar hacia una nueva cultura de movilidad urbana

    Muchas ciudades muestran ejemplos del resultado de la continua planificación de la movilidad urbana sostenible, proporcionando una visión común de una nueva cultura de la movilidad: una visión que es acordada por los principales grupos políticos y compartida por las instituciones y la ciudadanía, una visión que va más allá de los ciclos electorales y que puede incluir elementos menos atractivos cuando proporcionan beneficios a largo plazo.